Logos Cabecera
REVISION_ANEXO_C_RECOPILACION_DOCUMENTAL.png

Discurso del Canciller por el Día de las Naciones Unidas

Brindis con motivo del Día de las Naciones Unidas

24.10.2016


Doña Cecilia Ugaz, Representante del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo en Paraguay;

Señoras Ministras, Ministros y Altas Autoridades que nos honran con su presencia,

Miembros del Cuerpo Diplomático;

Distinguidos colegas del Ministerio de Relaciones Exteriores;

Señoras y Señores:

Al conmemorarse un aniversario de la entrada en vigor de la Carta de las Naciones Unidas, la Asamblea General proclamó el día 24 de octubre como el Día de las Naciones Unidas, ocasión que debe servir para que los Gobiernos y los pueblos reafirmen su fe en los propósitos y los principios de la Carta. Han pasado desde aquel entonces 71 años y los principios de paz, democracia y derechos humanos que la inspiraron, están más vigentes que nunca.

Quisiera sumarme a la reflexión del Secretario General de las Naciones Unidas, Ban Ki-moon, con motivo de esta celebración, en la que destaca la responsabilidad de cada persona en el desafío de transitar el camino que toda la humanidad tiene, para construir un mundo con desarrollo y sostenibilidad. No habrá un planeta, ni países, ni comunidades con desarrollo sostenible sin personas que tengan conciencia de este desafío. No habrá países, organizaciones o comunidades que puedan construir un mundo mejor, si no comenzamos por nosotros mismos. En este sentido, el lema elegido del concierto que se realizará hoy para celebrar este día en Nueva York: “la libertad primero”, resulta inspirador. Ya que la libertad y la responsabilidad de cada uno de nosotros, para ser actores principales de este cambio que nuestras sociedades necesitan, son indispensables. A su vez, el Sumo Pontífice, el Papa Francisco, acaba de manifestar que “…necesitamos información que conduzca al compromiso por el bien del género humano y del planeta.” Y agregó que: “los periodistas, en el ejercicio de su profesión, estén siempre motivados por el respeto a la verdad y un fuerte sentido ético”.

Con este evento, es nuestra intención reafirmar la responsabilidad del Estado paraguayo no sólo con la Carta de la Naciones Unidas, sino con toda la comunidad internacional, de seguir promoviendo la paz, la solidaridad, la cooperación y el pleno respeto a los derechos humanos.

Debemos reconocer que estamos ante un mundo cada más complejo. Las preocupaciones de hoy día son diferentes y de difícil solución. Los nuevos desafíos globales transcienden fronteras físicas y nos afectan a todos. Por ello, las acciones colectivas concertadas de manera democrática, en virtud del derecho internacional, se hacen cada vez necesarias. Para ello, el trabajo de la ONU en base a su Carta Fundacional, de cual nuestro país ha sido signatario desde un primer momento, deviene sin lugar a dudas transcendental y significativo.

No tendremos un mundo en paz, con democracia y desarrollo, sin la libertad de las personas para construir por sí mismas y con esfuerzo propio, el futuro. Nuestra convicción es que el impulso del Estado tiene que estar en darle a cada ciudadano y ciudadana las oportunidades y las herramientas para sentirse actores responsables y dueños de esta construcción. Por eso, la superación de la pobreza y la educación, en un espacio de democracia y con respeto a las libertades fundamentales, ha sido el norte que el gobierno del Presidente Cartes se ha propuesto.

Nuestro Gobierno reconoce el gran trabajo realizado por el Sr. Ban Ki Moon, Secretario General de las Naciones Unidas, quien ha emprendido una muy importante labor para promover los principios inherentes al espíritu de la Organización. Nos queda igualmente un grato recuerdo de su histórica visita, en febrero de 2015, oportunidad en la cual llevamos a cabo una formidable agenda de trabajo. La Organización ya ha decidido quién será el Secretario General para los próximos 5 años al elegir por aclamación, hace apenas unos días, al Señor Antonio Guterres, de nacionalidad portuguesa, que asumirá el cargo a partir de enero de 2017. Su trayectoria y gran experiencia tanto a nivel gubernamental como en organismos multilaterales son una garantía de buena gestión al frente de la Secretaría General de Naciones Unidas.

Es nuestro firme deseo que el futuro Secretario General lleve a cabo una función que priorice la diplomacia preventiva, colaborando en la búsqueda soluciones efectivas y sostenibles. Igualmente, como responsable de la administración de la ONU, esperamos que impulse políticas inclusivas, donde ningún país se sienta excluido, respetando en particular el equilibrio de género.

Asimismo, todos debemos trabajar a favor del cumplimiento efectivo de los consensos internacionales logrados en los últimos años, gracias al esfuerzo de los Estados Miembros de la ONU en el ámbito multilateral. Más que nunca debemos hacer todo lo posible para lograr el cumplimiento pleno de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, que establece los nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), y el Acuerdo de París sobre el Cambio Climático.

En tal sentido, me honra informar que el Gobierno Nacional ha promulgado recientemente un Decreto Presidencial por el cual se conforma una Comisión Interinstitucional integrada por el Ministerio de Hacienda, la Secretaría Técnica de Planificación y el Gabinete Social de la Presidencia, coordinada por la Cancillería, para monitorear la aplicación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Nos pondremos a trabajar de inmediato para establecer un mecanismo que ayude al Gobierno para un adecuado seguimiento de los 17 nuevos Objetivos de Desarrollo Sostenible que marcarán la agenda internacional de los Estados Miembros, hasta el año 2030.

Por otro lado, hace apenas unos días el Gobierno Nacional hizo el depósito del instrumento de ratificación del Acuerdo de París ante la Secretaría de la ONU, luego que el Presidente Cartes lo haya firmado en abril pasado. Cumplimos con este objetivo y ya participaremos de la siguiente Conferencia de Estados Parte de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP 22), en Marruecos este mes de noviembre, como Estado Parte del Acuerdo de París.

También quisiera manifestar nuestra predisposición de seguir apoyando con a las Naciones Unidas en su Misiones de Operaciones de Mantenimiento de la Paz. El Paraguay presta ayuda en 7 Misiones con más de un centenar de efectivos. Para nosotros es un honor y privilegio aportar con nuestro grano de arena en ese ámbito, más aún al tener reportes de la excelente labor que está realizando un contingente exclusivamente paraguayo en Haití.

Asimismo, como miembro del Consejo de Derechos Humanos y con el objetivo de avanzar en proyectos que nos permitan desarrollar capacidades de seguimiento y monitoreo, estamos trabajando en ampliar las que hemos logrado a través del Sistema de Monitoreo de Recomendaciones en Derechos Humanos, conocido como SIMORE. Este mecanismo ha sido reconocido como una buena práctica por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, quienes cooperaron para su desarrollo, y a quienes agradecemos por el apoyo brindado. Actualmente, lo estamos compartiendo con otros países a través del Programa de Cooperación Bilateral SIMORE PARAGUAY

Para finalizar, al reafirmar una vez nuestro compromiso con nuestros fundadores de la Carta de las Naciones Unidas, estando en conocimiento pleno del largo camino que aún queda por recorrer, que sirva esta ocasión para reflexionar sobre cómo, cada uno desde el ámbito en que tomamos parte, podemos contribuir a los intereses de la sociedad y la paz mundial. El Paraguay se siente involucrado en este proceso y apuntará siempre a tener una posición constructiva que pueda beneficiar a todas las Naciones.

Muchas gracias.