Logos Cabecera
REVISION_ANEXO_C_RECOPILACION_DOCUMENTAL.png

Discursos de los Presidentes de Paraguay y Brasil en la Inauguración del Sistema de Transmisión de 500 kV Margen Derecha de la Central Hidroeléctrica de Itaipú Binacional el 29-10-13

DISCURSO DEL PRESIDENTE CARTES


El Presidente de la República del Paraguay, Don Horacio Cartes, y la Presidenta de la República Federativa del Brasil, Doña Dilma Rousseff, con el acompañamiento de altas autoridades de los dos países, encabezaron la Ceremonia de Inauguración del Sistema de Transmisión de 500 kV que se llevó a cabo en la Sub-Estación de la margen derecha de la central hidroeléctrica de Itaipú Binacional, sobre el río Paraná, en la ciudad de Hernandarias, Departamento del Alto Paraná.

Hernandarias, 29 de octubre de 2013


En el acontecimiento el Presidente Cartes pronunció un discurso cuya reproducción se ofrece en los siguientes párrafos:

Señora Presidente:

Saludo con especial satisfacción su ilustre presencia, en poco más de dos meses con esta de hoy, es la quinta ocasión que tengo el honor de compartir un encuentro con Vuestra Excelencia. La primera de ellas en Asunción, en la víspera de asumir la Presidencia de mi país, la segunda el día de mi investidura el pasado 15 de agosto, la tercera en la Reunión de UNASUR en Surinam, la cuarta con motivo de mi visita de Estado a Brasilia, y la quinta, en esta histórica habilitación oficial del Sistema de Transmisión en 500 kV en territorio paraguayo de la energía generada por la mayor represa hidroeléctrica del mundo, la Itaipú Binacional, que nos pertenece en condominio a Brasil y Paraguay.

Todos estos encuentros tienen un denominador común, la singular dimensión que han cobrado las relaciones entre nuestros dos países, en el marco de un nuevo impulso por proyectar a Paraguay y Brasil, unidos por la geografía, por la historia, y por la convivencia de sus hijos, a un destino superior para nuestros pueblos.

Tengo palabras y sentimientos y gratitud para la Presidenta Dilma, quien sin vacilación alguna ha puesto a disposición de nuestro Gobierno todo cuanto Brasil puede aportar de su rica experiencia y posibilidad para nuestro desarrollo, sobre todo sus programas de combate a la pobreza, a sabiendas que la principal bandera de mi Gobierno es precisamente no dar un segundo de tregua en la guerra que hemos declarado a la pobreza en el Paraguay, buscando cambiar la suerte de muchos paraguayos por vía de la dignificación humana.

Esta línea de transmisión que hoy se habilita se inscribe también en la línea de las obras prioritarias que mi Gobierno encara decididamente para lograr, en el menor tiempo posible, insertar definitivamente al Paraguay en las vías del desarrollo económico y social, en un mundo integrado e interindependiente.

Las imponentes torres de acero que partiendo desde acá surcan nuestro territorio, conducen no solamente energía limpia y renovable, vital para nuestro desarrollo, sino también la posibilidad cierta de recibir en el Paraguay cada vez más, el interés y la inversión de otros países, entre ellos y fundamentalmente el Brasil, para instalar industrias y generar desarrollo con la creación de genuinas fuentes de trabajo para miles de compatriotas.

Como su Excelencia lo sabe, mi Gobierno está empeñado en ofrecer al mundo un Paraguay atractivo, seguro serio y con infinitas oportunidades, el Paraguay tiene lo que el mundo pondera: naturaleza generosa, abundante tierra fértil, agua dulce, clima propicio, atractivo marco impositivo, mayoritaria población joven, energía suficiente, y hoy con satisfacción también puedo anunciar que vamos concretando el marco jurídico adecuado, habiéndose aprobado ayer en el Poder Legislativo, la importante Ley de Inversión Público-Privada, que es uno de los elementos que abrirán las puertas al acelerado desarrollo de mi Patria.

Hace pocos días tuve el honor de participar en Asunción del foro Paraguay-Brasil, en esa ocasión el distinguido visitante, el representante del Gobierno de Brasil, el Viceministro Xavier Conte Da Rocha, dijo entre otras cosas, me llamó la atención algo que quería decir, Paraguay es el secreto mejor guardado en América del Sur, pero creo que hoy todos nos hemos dado cuenta de que eso ya no es más un secreto, el mundo entero se despertó para el potencial del Paraguay, y hoy día el país se hace conocer como un verdadero imán de atracción de inversiones internacionales.

Sigue diciendo el Viceministro, es en este contexto que los vientos favorables a los negocios que los empresarios brasileños comenzaron a ver el made in Paraguay, como una alternativa para mantener su competitividad. Un número creciente de empresarios y misiones comerciales brasileñas han desembarcado en Asunción para conocer el país, y evaluar la posibilidad de transferencias de las unidades de producción para el territorio paraguayo.

El Nuevo Rumbo que propone mi Gobierno para el Paraguay, contempla también el propósito de convertir antiguas dificultades en verdaderas oportunidades para el desarrollo. Por siglos nuestra posición mediterránea ha sido el importante impedimento para el despegue de Paraguay, sin embargo hoy estamos convencidos que, ubicados en el corazón de América, nuestra posición estratégica es ideal para conectar a través de obras de infraestructura y de servicios por la vía de Paraguay los dos grandes océanos, Atlántico y Pacífico.

Dependerá de nuestra habilidad e ingenio convertir esas vías en las más convenientes para la poderosa producción de toda la región brasilera limítrofe con nuestra patria, que buscan los mercados a través del Pacífico.

Hablando de dificultades que se convierten en grandes oportunidades, no podemos olvidar que nuestra colosal Itaipú, es el fruto generoso de la resolución de un inminente conflicto por cuestiones de límites entre nuestros dos países, el entendimiento, superando las diferencias nos legó a Paraguay y Brasil, la obra hidroeléctrica más grande del mundo.

La Itaipú Binacional es indudablemente un formidable puente de real integración, imprescindible para el desarrollo sostenido de nuestros dos países, es por tanto, el más ferviente deseo de nuestro Gobierno y del pueblo paraguayo que sea asimismo, un verdadero símbolo de transparencia, de equidad y de buena vecindad entre la República del Paraguay y la República Federativa del Brasil.

Al fin de cuentas, la historia y nuestros pueblos nos recordarán a los gobernantes por lo que hicimos a favor de nuestros pueblos, y no por nuestras diferencias coyunturales. Lo que nosotros no hagamos, vendrán otros a hacerlo, por lo tanto, no posterguemos más las oportunidades de trabajar juntos, de crecer juntos, de desarrollarnos juntos, no solamente Itaipú y los puentes nos unen, nos une sobre todo el enorme afecto, entre brasileños y paraguayos, que quiero representar hoy en el modo como nuestros queridos brasiguayos, que se han integrado a nuestra patria, para luchar con nosotros por un destino mejor para nuestros hijos.

La habilitación oficial del Sistema de Transmisión en 500 kV en esta subestación margen derecha, es para nosotros un hecho tan impactante, como aquel histórico acontecimiento del 20 de octubre de 1978, hace exactamente 35 años, en que se desvió el cauce rumoroso del Paraná para dar inicio a las obras de la Central Hidroeléctrica de la Itaipú, la que mantiene hasta hoy el récord mundial en la producción de energía limpia y renovable, que estoy seguro señores Directores, vamos a vencer ese récord.

Felicito a los técnicos de ambos países que levantan en alto esta obra que hoy habilitamos, una vez más han demostrado el ingenio, talento y responsabilidad por los resultados, cualidades esenciales que configuran la idoneidad en las tareas que han realizado.

Esta obra es en síntesis, el producto de una amplia cooperación entre ambos países, y el sistema de transmisión en 500 kV, refleja por otro lado, el concepto que yo tengo del Estado, un Estado que trasciende la efímera presencia de los hombres y la temporalidad de los Gobiernos, y que resiste la presión del tiempo, para sostener inalterable la democracia, el Estado de Derecho y la Justicia Social.

Asumo, señora Presidente, que Brasil y Paraguay recién está en la etapa de la cooperación, integración y complementación a la que estamos llamados a contribuir, por mandato de la historia, la geografía y el futuro. Ese llamado de nuestros pueblos que viene desde el fondo de nuestras nacionalidades, las obras por realizar apenas han comenzado, en infraestructura, la integración física nos compromete a la construcción de numerosas carreteras y puentes uniendo nuestros territorios, nos permiten la utilización de los océanos Atlántico y Pacífico.

También la construcción de la vía ferroviaria para los trenes más modernos de nuestro tiempo, así con las hidrovías para el mejor aprovechamiento de nuestros ríos, y de ese modo, mediante un sistema multimodal, insertarnos a todo el orbe y tener una presencia activa y favorable en la globalización.

En materia de energía, aun son muchos los emprendimientos a lo que estamos comprometidos.

En la parte hidroeléctrica y por la experiencia atesorada, nos convoca a la construcción de dos o tres nuevas usinas, para responder a las rápidas demandas de nuestros respectivos crecimientos demográficos, urbanísticos, de producción, industrialización, servicios y desarrollo. Y en cooperación también para la generación de energía eólica, solar, biodiesel y otros, que a la vez de preservar el medio ambiente, aprovechen adecuadamente lo que la propia naturaleza nos ofrece.

En áreas del conocimiento y la innovación, la cooperación en educación y cultura es fundamental, nuestras principales universidades tienen que llegar a la interconexión académica para la excelencia en la formación técnica, científica, profesional, y en la investigación teórica y aplicada, a fin que con el calificado y competitivo capital humano, podamos abreviar la ruta del desarrollo.

Señora Presidenta, estas no son meras enunciaciones de sueños y esperanzas, son los proyectos que ya nos esperan a concretar tras el acto que hoy protagonizamos, por eso, estos encuentros de nuestros Gobiernos son importantes, pues son las llaves para la prosperidad, el progreso y el bienestar general de nuestros pueblos.

Soy un ferviente convencido de que la cultura del diálogo, del respeto mutuo, de la confianza recíproca, y de la buena fe, facilita la adecuada convivencia entre los hombres y enriquece el relacionamiento entre los pueblos. Ese ha sido la característica sobresaliente de la Política Exterior paraguaya, para conectarse con el mundo, y fundamentalmente con los países de la región.

Cuando existe voluntad política, ninguna barrera puede impedir la integración justa, generosa y perdurable. Los Jefes de Estado, debemos ser la herramienta que posibilite el logro de los anhelos de nuestros pueblos.

Quiero resaltar en este acto, la sensibilidad y el afecto hacia el Paraguay que he percibido en cada uno de los encuentros con la Excelentísima Presidenta Dilma Rousseff.

Hoy se contempla el objetivo de la mayor trascendencia y ya pensamos en otros más, porque en usted querida Presidenta, hemos encontrado la apertura necesaria para hablar con franqueza, y abordar proyecciones que consoliden y amplíen la integración de nuestros dos países.

Finalmente como hombre identificado con la democracia, el pluralismo y la convivencia, considero que el más fecundo recurso en nuestras relaciones siempre deberá ser el diálogo, la razón y la civilización cabalgan sobre el intercambio de ideas, nuestra historia común así lo reclaman y nuestros pueblos así lo exigen. Transitemos pues unidos el camino del desarrollo económico y social, que esta línea de 500 kV, y todas las demás obras que ya están y las que vendrán se constituyan en las arterias vivas del corazón de América, palpitando la hermandad de Paraguay y Brasil.

Que así sea y que Dios bendiga a todos.

Muchísimas Gracias.


Discurso da Presidenta da República, Dilma Rousseff, durante cerimônia de inauguração conjunta da Linha de 500 kV entre Villa Hayes e a subestação de energia da margem direita de Itaipu Binacional

Hernandárias-Paraguai, 29 de outubro de 2013

Excelentíssimo senhor Horacio Cartes, presidente da República do Paraguai,
Senhor Juan Afara, vice-presidente do Paraguai,
Senhor Julio César Velázquez, presidente do Congresso Nacional do Paraguai,
Senhor Antonio Fretes, presidente da Corte Suprema de Justiça do Paraguai,
Senhor Juan Bartolomé Ramírez, presidente da Câmara dos Deputados,
Senhoras e senhores ministros de Estado e integrantes das delegações do Paraguai e do Brasil,
Senhor Victor Raúl Romero Solís, presidente da Administração Nacional de Eletricidade do Paraguai – ANDE,
Senhor Jaime Spalding e senhor Jorge Miguel Samek, diretores-gerais da Itaipu Binacional, respectivamente, do Paraguai e do Brasil,
Senhoras e senhores jornalistas, senhoras e senhores fotógrafos e cinegrafistas,

Com grande alegria retorno ao Paraguai para, em companhia do presidente Cartes, inaugurar o terceiro maior projeto de infraestrutura, depois de Itaipu e Yacyretá, da história do Paraguai. Esta linha de transmissão de alta tensão, que conecta Itaipu à ViIla Hayes marca o início de uma nova etapa do desenvolvimento deste querido vizinho do Brasil, o Paraguai. A um custo aproximado de US$ 550 milhões, este é o maior projeto já realizado com recursos do Focem, o nosso querido Fundo de Convergência Estrutural do Mercosul, reforçado por contribuições voluntárias do meu país. Contou ainda com aportes da ANDE paraguaia e de Itaipu Binacional.

Esta linha de transmissão cobrirá, como disseram os presidentes de Itaipu Binacional, cobrirá mais de 25% da demanda por eletricidade do Paraguai e terá, sem dúvida, papel de indutora do processo de industrialização. Uma energia limpa, uma energia renovável, produzida por uma das maiores usinas de geração de energia elétrica do Planeta, e que necessitava dessa interligação para garantir a internacionalização dessa energia no Paraguai. Empresas brasileiras aumentarão seu interesse em investir no Paraguai. Empresas latino-americanas farão o mesmo. O aumento desses investimentos promoverá uma aceleração virtuosa dos fluxos de comércio entre nossos países e em toda a região. As empresas, brasileiras e paraguaias, que se instalarão ao longo da linha de transmissão gerarão empregos, pagarão impostos, aumentarão a renda disponível, concorrendo para o desenvolvimento diversificado do país e de toda a região. Será, assim, potencializada ainda mais a taxa de crescimento econômico expressiva do Paraguai em 2013. Sem dúvida, tudo indica, a maior da América do Sul.

Essa impressionante obra, presidente Cartes, deve servir ao objetivo de integração das nossas cadeias produtivas, que é a forma mais equilibrada de integração nesta região, beneficiando nossos povos, levando ao desenvolvimento, à geração de empregos e também à melhoria das condições de vida aqui na região.

Isso é prova de que o Mercosul está forte e não se limita ao comércio, mas promove o desenvolvimento buscando a superação das assimetrias entre os países da região. O Focem é a expressão desse compromisso solidário, desse compromisso que busca, justamente, superar essas assimetrias, que são perversas.

Na nova América do Sul que estamos construindo, é preciso conceber as relações entre os países, a relação entre o Brasil e o Paraguai, entre nós e nossos vizinhos, como parte de um projeto maior. Nossas economias são e serão, cada vez mais, interdependentes. Devemos complementar nossa ação bilateral com iniciativas estruturadas em âmbito regional. Cabe ao Mercosul e à Unasul alavancar o potencial de desenvolvimento de nossos países para estabelecer um mercado ampliado, para garantir marcos regulatórios comuns, para criar condições de desenvolvimento em todos os países, em uma relação de ganha-ganha, que é crucial para a estabilidade da região.

Com essa visão de integração Sul-Sul, baseada não na exploração de uns pelos outros, mas baseada no interesse recíproco, na responsabilidade compartilhada e na integração de nossos países, é que alcançaremos nosso objetivo maior, nosso objetivo conjunto: a promoção do desenvolvimento social e a melhoria da qualidade de vida de nossas populações.

Querido amigo presidente Cartes,

Nós, que em menos de dois meses já estamos nos encontrando pela quinta vez, temos um compromisso com nossos povos. E eu queria, aqui, reafirmar o compromisso do governo brasileiro de apoiar seu governo na luta contra a pobreza. Podemos e queremos cooperar nessa área, porque o Brasil desenvolveu, nos últimos anos, uma tecnologia social que temos orgulho de transmitir a todos os países da região, em especial aos países amigos.

Conforme ressaltamos em nosso último encontro, os programas brasileiros Bolsa Família e Brasil Sem Miséria, e o programa do Paraguai Creando Oportunidades, mostram que trilhamos o mesmo caminho no tratamento da questão social. Uma forte parceria nesta área permitirá que nossos países possam reduzir ainda mais as desigualdades e construir uma nova realidade social para nossos povos.

Quero, aqui, reafirmar a nossa disposição de, através das relações bilaterais e através das relações multilaterais, no âmbito do Mercosul e da Unasul, poder iniciar a construção de várias obras de infraestrutura. Queria, em especial, nomear a segunda ponte sobre o Rio Paraná, entre Foz do Iguaçu e Presidente Franco. Esta ponte será mais do que uma ponte, um elo concreto entre nossos países, e tornará mais fluido o transporte de cargas e auxiliará no escoamento das exportações do Paraguai.

Senhor Presidente,

O Paraguai é, e sempre será, parceiro estratégico para o Brasil. O governo e o povo brasileiro desejam um Paraguai forte, próspero e respeitado. A inauguração da linha de transmissão é passo fundamental nessa direção. Conte com o firme apoio do Brasil, Senhor Presidente.

Muito obrigada.